Vuelve Carolina

0

RESTAURANTE VUELVE CAROLINA

Vuelve Carolina es un restaurante Low Cost del gran Chef Quique Dacosta y Manuela Romeralo. Quique Dacosta es un referente en la gastronomía y gracias a su propuesta más económica, puede acercar su cocina a todos los públicos.

La localización del Restaurante Vuelve Carolina es muy céntrica, en la zona de Ciutat Vella, a un paso de la plaza del Ayuntamiento. Puedes llegar a él a través de transporte público. Existe parking público muy cerca del restaurante si deseas ir en coche.

Nos habían hablado mucho del restaurante. Algunas críticas actuales no eran muy positivas, pero aun así decidimos ir a probarlo. Quizás conociendo la trayectoria del Chef Quique Dacosta y del nivel de su cocina, nos habíamos hecho grandes expectativas.

Hicimos una reserva a través de su web para cenar un sábado a las 22:00, confirmándonosla a las horas.

La recepción al Vuelve Carolina ya es extraña. En la puerta principal de acceso te encuentras una nota diciendo que accedas por el Poblet, restaurante que se encuentra alojado en el mismo emplazamiento. Desde la entrada, una vez comprobada la reserva te acompañan a la mesa, recorriendo la parte del GastroBar.

La decoración del “Vuelve Carolina” es contemporánea, moderna y original a la vez que diferente. Su ambiente es ruidoso, a pesar de no contar con música, o por lo menos nosotros no la pudimos apreciar. Consideramos que no hay suficiente espacio entre las mesas, están demasiado cerca unas de otras, así que no es un restaurante para una cena romántica.

El restaurante cuenta con una carta variada, con diferentes tapas muy creativas que fusiona la tradición con la innovación. Dispone de carta de vinos, que incluye un apartado de para tomar el vino por copas en vez de botella completa.

Al tomar nota tienen la deferencia de preguntar por alergias o intolerancias. Como entrantes para compartir decidimos pedir los Fingers de Mousse de tomates secos y jamón, el Cubalibre de Foie con escarcha de limón y rúcula silvestre, y el Pan Bao frito de papada a la llama con salsa hoisin. Además de los entrantes, solicitamos que nos pusieran un servicio de pan para ir picando algo antes. La espera fue exagerada. El pan que pensábamos que lo traerían antes de los entrantes, tuvimos que recordarlo ya cuando estaban dos de los entrantes en la mesa. El Foie viene acompañado de escasas tostadas. Menos mal que habíamos pedido pan porque nos hizo falta para poder comerlo. Los Fingers nos resultaron excesivamente salados y muy pesados. No deja de ser rebozado de pan rallado con una mousse de tomate en el interior con dos pequeños trozos de jamón serrano. Por último, el Pan Bao estaba bueno, distinto, sería lo que podríamos resaltar, pero es un plato muy picante que puede llegar a saturar.

Vuelve Carolina Foie Vuelve Carolina Fingers Vuelve Carolina Bao

Como platos principales tomamos los tacos de pollo teriyaki a la llama con sésamos y tzatziki, y steak tartar aliñado en mesa. De los tacos, recomendaríamos eliminar la salsa tzatziki porque creemos que no une bien con el resto de ingredientes y menos en esa cantidad, y también pensamos que deberían sustituir las tortillas de maíz por tortillas de trigo ya que era imposible comer los tacos sin que se hicieran pedazos. Todavía nos preguntamos qué significa “Steak Tartar aliñado en mesa”, ya que cuando lo sirvieron ya llevaba la yema de huevo junto con su aliño y no le hicieron nada en especial.

Vuelve Carolina SteakVuelve Carolina Tacos

Para terminar, tomamos de postre el cremoso de chocolate blanco con mango y fruta de la pasión. Al servirlo acaban de montar el plato, vertiendo el jugo de la fruta de la pasión alrededor del cremoso. El tamaño era pequeño, como si se tratase de un postre de degustación, pero estaba muy bueno y pudimos apreciar diferentes texturas y la técnica usada para su elaboración.

Vuelve Carolina Postre

Si hemos de valorar la calidad de la comida, diremos que la materia prima era fresca y de calidad. Los platos estaban muy bien elaborados, combinando sabores tradicionales con técnicas novedosas. Los sabores de las tapas eran originales y muy acentuados, apreciando en todos ellos diferentes texturas.

El emplatado y la presentación era buena, cuidando cada detalle de los platos presentados, siendo variados y modernos.

Las raciones quizás eran un poco cortas. Algunas raciones como las tostadas que se servían en el Foie y en el Tartar deberían ser algo más generosas.

Sobre el precio pensamos que el del pan es demasiado elevado para la cantidad. Se trata de una cocina de nivel, por el tipo de elaboración y técnicas usadas, a un precio asequible en general. El precio de las copas de vino era razonable.

El servicio fue muy lento, el tiempo de espera desde que nos sentamos hasta que nos trajeron el primer entrante fue de 40 minutos. Una cosa que nos llamó la atención fue ver cómo entre los propios camareros se comentaban que no teníamos todavía nada para comer, haciéndose algo fría y mecánica la comunicación con y entre ellos, nos fuimos con la impresión de que había algo de desorganización.

Ciertos factores no nos gustaron y os los vamos a contar:

  • El olor del local percibido al entrar era desagradable, sobre todo en la parte interior del Restaurante, una vez pasada la zona de GastroBar. Nos recordaba al olor del avión después de unas cuantas horas de vuelo que se mezcla con la comida que sirven abordo. Durante toda la cena no podíamos quitarnos ese desagradable hedor. Desconocemos si esto era porque el restaurante estaba muy lleno o porque realmente en el interior necesita algo más de ventilación.
  • Estar situados a escasos metros de los baños del restaurante tampoco era agradable. Después de haber hecho la reserva con muchos días de antelación, no esperábamos ser colocados en una mesa tan cercana al WC.
  • Escuchar las “conversaciones integras” de los comensales más cercanos a nuestra mesa, debido al poco espacio entre unos y otros.
  • Excesivo tiempo de espera para ser servidos.
  • Al tomar nota resaltamos que tomaríamos los tacos y el steak tartar como platos principales, sin ser tapas para compartir. A la hora de servirlo nos pusieron primero los tacos olvidándose del steak tartar. Tras recordárselo nos lo sacaron a los cinco minutos cuando el otro comensal ya estaba finalizando su plato principal.
  • Otro detalle sin importancia pero que muestra que han de cuidar más la imagen, es que en los baños los dispensadores de jabón son los de “Deliplus” que todo el mundo conoce. La verdad es que llama la atención encontrarlos en un restaurante de este tipo.

Estos detalles citados anteriormente nos hacen concluir que es un local interesante para descubrirlo como experiencia, pero que no repetiríamos. Nos decepcionó un poco el conjunto, esperando más del sitio. No está a la altura de las expectativas que teníamos de un restaurante con tal nombre.

Os facilitamos la web del restaurante donde podréis encontrar los distintos tipos de menús que ofrecen, horarios, la carta y los precios entre otra información.

Nuestra puntuación del Restaurante Vuelve Carolina es de 6,57.

Web Oficial del Restaurante

Como Llegar al Restaurante

 

Deja Tu Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies